¿En qué consiste un proceso de reestructuración empresarial?

Los problemas financieros es algo común dentro del panorama empresarial, que obligan al empresario en muchos casos a encontrar nuevos medios de financiación o a reestructurar algunas de las áreas más importantes de la empresa.

A este tipo de desafíos se suman factores externos de difícil control. No hay más que echar la vista atrás a la pandemia, que ha supuesto un cambio de paradigma.

En Nopal.es, analizamos qué es exactamente la reestructuración empresarial, cómo puede ayudarte y en qué consiste el proceso.

¿Qué es una reestructuración empresarial?

Una reestructuración empresarial es una acción significativa emprendida por una empresa para modificar y remodelar sus operaciones con la intención de reducir la deuda, aumentar la eficiencia y mejorar el rendimiento general del negocio.

Este proceso suele ser necesario en empresas con dificultades financieras. Aquellas con una deuda creciente a menudo optarán por reestructurarlas con el fin de llegar a una forma sostenible de pagar a los acreedores y cualquier deuda acumulada.

Otras causas comunes de reestructuración son:

  • Reducir/consolidar la deuda
  • Fusionarse con otra empresa
  • Reducir los costes de la empresa
  • Reorganizar las funciones dentro de la empresa

¿Por qué es importante la reestructuración empresarial?

De la misma manera que hay muchas razones por las que considerar la reestructuración de una empresa, también hay una variedad de razones por las que puede ser una herramienta importante en el arsenal de cualquier empresario:

  • Puede actuar para revivir un negocio moribundo
  • Aumentar significativamente el valor de una empresa
  • Preparar una empresa para un cambio de propiedad
  • Posicionar una empresa para un crecimiento prolongado
  • Ayudar a las empresas a readaptarse a la «nueva normalidad» tras la pandemia

En general, la importancia de la reestructuración empresarial radica en la capacidad de enderezar el barco, alejarse de una tormenta en desarrollo y dirigirse hacia aguas más tranquilas.

Cómo es el proceso de reestructurar una empresa

El tiempo total para llevar a cabo una reestructuración empresarial con éxito dependerá de una multitud de factores, no hay dos casos exactamente iguales, por lo que una reestructuración podría llevar mucho más tiempo que otra.

El plazo puede depender de algunos factores, por ejemplo, si una empresa está amenazada de liquidación y necesita desesperadamente reestructurarse para rescatar el negocio.

Independientemente de las circunstancias que motiven una reestructuración, es vital que no se acuda sin estar preparado. Un profesional cualificado puede intervenir en la fase de planificación y guiarte hacia una reestructuración exitosa.

El proceso de reestructuración empresarial tiene una serie de aspectos que hay que tener en cuenta:

Identificar los problemas

Un paso clave a la hora de reestructurar para lograr el éxito a largo plazo es, sencillamente, evaluar qué área específica necesita ser reestructurada. La reestructuración puede adoptar múltiples formas, una de las más comunes es la racionalización de la empresa. Esto implica identificar las áreas de la empresa que están fallando, que pueden cerrarse, reducirse o modificarse.

Una empresa reorganizada es más eficiente. Al evaluar cada aspecto de la empresa, se obtiene una visión adicional que también puede ser útil a la hora de planificar el negocio después de la reestructuración.

Si puedes localizar un área concreta de la empresa que tiene dificultades para mantener los niveles adecuados, puedes empezar a considerar una reestructuración para mejorar este aspecto y aliviar la carga para mejorar la empresa en su conjunto.

La preparación es clave

Una vez que se ha decidido qué aspectos de la empresa se van a reestructurar, es vital crear el plan al detalle: qué cambios se van a realizar, qué impacto tendrá, etc.

Es fundamental crear planes para el corto y el largo plazo de la empresa con el fin de protegerla durante todo el proceso, en el período inmediatamente posterior y en el nuevo futuro después de la reestructuración.

Reestructurar con seguridad

El proceso de reestructuración puede ser, en sí mismo, un momento difícil e incierto, con una cantidad de tropiezos que te esperan si no tienes cuidado. Con la amenaza de pérdida de puestos de trabajo que se cierne sobre la empresa, es fundamental que la reestructuración se lleve a cabo con tacto.

Un paso importante para superar sin problemas este proceso puede ser hablar con expertos de confianza del sector, para buscar su apoyo y asistencia durante todo el proceso.

Evaluar, evaluar, evaluar

Un paso vital que las empresas suelen descuidar es realizar una visión general adecuada de la reestructuración.

¿Se han cumplido los objetivos iniciales de la reestructuración? ¿Se puede mejorar algo más? ¿Está la empresa preparada para un éxito sostenible a largo plazo después de la reestructuración?

La respuesta a estas preguntas te dará una visión clara y transparente de hacia dónde se dirige tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ponte en contacto con nosotros

CONTACTA AHORA
Ir arriba
Call Now Button