concurso de acreedores

¿Qué es un concurso de acreedores?

¿Está pasando tu negocio por una situación crítica a nivel financiero? Es posible que pienses que no hay marcha atrás y que no hay forma de encontrar la solución. Sin embargo, la Ley prevé una serie de medidas para que puedas salir adelante. En las siguientes líneas desde Nopal queremos que conozcas qué es un concurso de acreedores.

¿Qué es un concurso de acreedores exactamente?

Un concurso de acreedores es una herramienta que tienen las empresas para resolver una crisis económica grave. Se puede declarar en el momento en el que el negocio no cuenta con la liquidez necesaria para cumplir con sus obligaciones.

De hecho, la Ley Concursal 22/2003, fechada el 9 de julio del 2003, muestra que solo podrán someterse a esta medida las compañías que no puedan cumplir de forma regular con sus obligaciones exigibles.  

Esta medida sirve para dar solución a lo que está ocurriendo y para que la empresa pueda hacer frente a todas las deudas que le hayan llevado al concurso de acreedores. Por supuesto, es una situación que se debe demostrar y que conllevará que pueda ejecutar una quita del 50% de los créditos clasificados como ordinarios. Como sabes, una quita es una reducción de los activos bancarios que una entidad aplica a un cliente sobre algunos productos.

¿Cuándo se puede solicitar un concurso de acreedores?

El primer requisito que debe cumplir una empresa para solicitar un concurso de acreedores es no poder cumplir de manera regular con sus obligaciones de pago, ya sean de Seguridad Social, de tributos, de créditos, de sueldos, de indemnizaciones o cualquier otra.

En realidad, el concurso de acreedores no solo sirve para ayudar a las empresas, sino también para que se puedan cubrir el mayor número posible de deudas y ningún acreedor se vea discriminado.

Se puede solicitar la declaración de concurso de acreedores en los dos meses siguientes a la fecha en la que se conozca la insolvencia. Es decir, cuando ya no se puedan asumir las obligaciones exigibles por falta de solvencia. Conocer estos plazos es vital para no perder la oportunidad de beneficiarse de esta medida.

Además, antes de que concluya el plazo que acabamos de mencionar, se debe poner en conocimiento del juzgado que se ocupe del caso que se han comenzado las negociaciones para lograr un acuerdo de refinanciación o para seguir adelante con el concurso.

¿Quiénes pueden solicitar el concurso de acreedores?

La declaración de concurso de acreedores debe hacerla el deudor y la puede solicitar cualquiera de sus acreedores. Eso sí, una vez que se ha solicitado, no se podrán iniciar ejecuciones ni judiciales ni extrajudiciales de bienes o derechos que sean imprescindibles para que la empresa pueda continuar con su actividad profesional.

Mientras dure la negociación, el deudor puede pedir de forma expresa que este concurso no se publique en los registros permanentes. De esta manera, la situación financiera de la empresa no será de conocimiento público. Así se logra que el negocio pueda recurrir a esta ayuda sin que tenga por qué ser señalado.

Una vez que pasan tres meses desde que se ha comunicado al juzgado la situación, el deudor tiene que solicitar la declaración de concurso de acreedores en el siguiente mes hábil. Se tendrá que hacer tanto si se ha logrado un acuerdo como si no.

¿Qué tipos de concurso de acreedores existen?

Es importante que conozcas que hay dos maneras de presentar el concurso de acreedores, son estas:

  • Voluntaria. El responsable de la empresa presenta el concurso. Debe hacerlo desde el momento en el que sepa que existe un riesgo real de quiebra. Si no es así, puede ser sancionado por la justicia.
  • Forzosa. En este caso, es uno de los socios del negocio o un acreedor el que presenta el concurso. Será el juez el que decida si se sigue adelante.

¿Qué fases componen un concurso de acreedores?

Todos los concursos de acreedores se dividen en estas cuatro fases.

Fase común

  • Primera. Se solicita la declaración del concurso y el juez decide si aplicar medidas cautelares.
  • Segunda. Se aprueba o se desestima el concurso.
  • Tercera. Se determina cuál es la masa activa del negocio.
  • Cuarta. Se clasifican las deudas.

Fase de convenio

El juez recibe las propuestas de acuerdo. Todas deben suponer que la empresa continúe con su actividad. Después, los acreedores podrán votar la más favorable. A continuación, el juez aprobará el acuerdo.

Fase de liquidación

El deudor puede pedir que se inicie la liquidación. A partir de ahí, será el administrador concursal el que tome las decisiones que afectan a la empresa.

Fase de Calificación

Se clasifica el concurso como culpable o fortuito. En el primer caso, se considera que es culpa del deudor. Si es así, tendrá una serie de consecuencias a nivel judicial.

¿Qué pasa después de un concurso de acreedores?

Una vez que concluye el concurso de acreedores, las deudas de la empresa son canceladas, los acreedores no podrán cobrar su deuda y solo podrán pedírsela a los administradores.

Sin duda, el concurso de acreedores puede ser la vía de escape de muchos negocios.

Una vez que concluye el concurso de acreedores, las deudas de la empresa son canceladas, los acreedores no podrán cobrar su deuda y solo podrán pedírsela a los administradores.

Sin duda, el concurso de acreedores puede ser la vía de escape de muchos negocios.

Contacta con nosotros, Nopal consultoría especializada en empresas, para cualquier duda o información que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *