fusion empresas

Recomendaciones para fusionar dos pequeñas empresas

Los negocios están vivos y deben ser dinámicos. Por eso, en ocasiones será necesario dar un paso al frente para que sigan creciendo. Una de las opciones es unir el destino de dos compañías para crear una aún más importante. Desde Nopal queremos mostrarte en las siguientes líneas una serie de recomendaciones para fusionar dos pequeñas empresas, si los sigues, el éxito estará garantizado.

¿Qué es fusionar dos pequeñas empresas?

La fusión de dos pequeñas empresas es una operación societaria a través de las que ambas sociedades pasar a formar parte de una sola empresa. Se unen todos sus bienes, derechos y obligaciones. En el proceso los socios de las dos compañías reciben un número de acciones o participaciones.

¿Qué recomendaciones para fusionar dos pequeñas empresas debes tener en cuenta?

La complejidad del proceso de fusión de empresas dependerá de las sociedades en cuestión. Será necesario valorar todos los bienes, derechos y obligaciones que van a compartir desde ese momento. No obstante, todos los consejos que verás en los siguientes apartados resultarán útiles a la hora de realizar cualquier operación de este tipo.

Equilibrio

Cuando se fusionan dos empresas pequeñas, se debería dar en todo momento una situación de equilibrio. De esta forma, es más probable que la sociedad resultante funcione mejor.

Aunque exista un equipo directivo, lo normal es que solo haya un CEO o gerente y la decisión se tendrá que tomar de forma consensuada. Además, todos los miembros de la nueva compañía tienen que trabajar en equipo y rindiendo al máximo.

Hay que establecer muy bien todos los puntos del acuerdo, primero para que sea aprobado y después para que deje satisfecho a todo el mundo. Es necesario tener en cuenta que se trata de la fusión de dos culturas y será necesario un periodo de adaptación.

Fusión de dos culturas

Aunque lo hemos mencionado en el apartado anterior, debes tener en cuenta que la fusión de dos empresas conlleva la unión de dos formas de trabajar diferentes. Los expertos dicen que es un proceso que se puede abordar de estas tres formas:

  • Seguir la cultura de una de las dos compañías.
  • Combinar la cultura de las dos sociedades.
  • Crear una nueva cultura de empresa.

Es necesario que la decisión se tome de mutuo acuerdo y que no haga sentir mal a ningún integrante de la nueva sociedad. También depende del camino que vaya a seguir la nueva empresa y de si se van a emprender nuevos rumbos.

Procedimientos

Hasta que no ves cómo funciona otra empresa a nivel interno, no eres consciente de lo distintos que pueden ser los procesos de dos compañías que a priori tienen muchos puntos en común. En este caso, la opciones son parecidas a las que veías en el punto anterior:

  • Seguir los procedimientos de una empresa.
  • Fusionar los procesos de ambas sociedades.
  • Crear nuevos procesos.

También es esencial una buena comunicación y que ambas partes estén dispuestas a ceder y a negociar. Al final, no es tan importante que prevalezcan unos procedimientos por encima de otros, sino que se elija la mejor forma de trabajar para el negocio.

Establecer una buena comunicación

Introducir los cambios que conlleva la fusión no es sencillo, muchos miembros del nuevo equipo pueden pensar que la forma de trabajar que seguían en su empresa era mejor.

Por eso, es importante establecer una buena comunicación desde el principio. Además, es conveniente informar de los cambios a todo el equipo y escuchar opiniones que puedan aportar beneficios al proceso.

Equipo directivo

Para que todo salga bien, el equipo directivo juega un papel clave. Es imprescindible buscar una buena coordinación cuanto antes y trasmitir un mensaje positivo al resto de empleados.

Fusionar las estructuras y los procesos de dos empresas es un trabajo arduo, pero se puede conseguir. Sin embargo, será clave el compromiso del CEO y de los otros directivos de la nueva sociedad.

Hacer equipo

En el apartado anterior hemos comentado la importante responsabilidad de todo el equipo directivo de la nueva sociedad. No obstante, esta unión no servirá de nada si no se hace extensible al resto de la plantilla.

Por eso, es vital motivar y comprometer a todos los empleados para que rindan al máximo en la nueva sociedad. Es posible que al principio surjan ciertas rencillas, por eso, será vital dar una atención individual a cada empleado para que se integre cuanto antes en el nuevo negocio.

Como no puede ser de otra forma, se debe informar a la plantilla de la fusión lo antes posible. Así conseguirás que sean conscientes de los cambios que se avecinan y también de su importancia dentro del proceso.

Crear una nueva sociedad uniendo dos compañías es un trabajo ilusionante, pero también todo un reto. Para conseguir el éxito, no olvides todas las recomendaciones para fusionar dos pequeñas empresas que ahora ya conoces.

Contacta con nosotros, Nopal consultoría especializada en empresas, para cualquier duda o información que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *