declaración de insolvencia

Consejos para evitar la declaración de insolvencia

El panorama empresarial en España es inusual. El COVID-19 ha llevado a muchos negocios al límite que pueden soportar. De estos, un número muy elevado terminan por entrar en concurso y finalizar su actividad económica. Para evitar la declaración de insolvencia de una empresa es importante tomar algunas medidas de prevención. Desde Nopal vemos imprescindible tomar buenas decisiones en el menor tiempo posible podría ayudar a revertir la situación y evitar el cese de la actividad.

Medidas para evitar la declaración de insolvencia de la empresa

Antes de que una empresa se vea a las puertas de la declaración de insolvencia hay que tomar medidas. Esto quiere decir que lo más sabio es adelantarse a los acontecimientos y empezar a tomar medidas rápidamente, antes de que las pérdidas sean irreparables. Estos son algunos consejos que podrían ayudarte a salvar tu negocio:

Cambios económicos

Lo primero que hay que hacer es realizar un control exhaustivo de las cuentas. Una vez establecida la situación real de las finanzas hay que analizar viabilidad económica y las posibilidades de recuperación. ¿Se vislumbra la salida del problema? ¿Se trata de una situación reversible? ¿Simplemente se han reducido las ganancias o es que la actividad ha dejado de ser rentable? Un análisis profundo y honesto dará una visión realista del asunto.

Si existen posibilidades reales de recuperación hay que hacer cambios económicos para frenar la caída, lo que requiere un esfuerzo extraordinario por parte de la cabeza empresarial. Estos podrían ser los siguientes:

Refuerzo del flujo de liquidez

Hay que reforzar los ingresos en la caja. La consideración de las ventajas fiscales que correspondan y las ayudas extraordinarias que ofrece el Gobierno pueden frenar la caída. Es importante utilizar este dinero para pagar los gastos y las deudas adquiridas con proveedores. La acumulación aumenta el monto y los intereses, lo que puede hacer insostenible la situación.

Detectar gastos prescindibles

En todas las empresas hay gastos prescindibles. Muchas empresas solo se dan cuenta cuando las cosas van mal y analizan al detalle las cosas que se están pagando. Es importante realizar este análisis y eliminarlos o reducirlos. Cada euro es importante en esta situación.

Negociación con proveedores y suministradoras

Hay que tratar de renegociar todas las condiciones con proveedores y suministradoras. En algunos casos se ofrecen alternativas puntuales para situaciones como estas, que incluyen rebajas esporádicas o la posibilidad de ampliar los periodos de pago sin comisiones.

Nuevos proveedores y suministradoras

Si los proveedores o las suministradoras no aceptan condiciones más ventajosas, tal vez sea el momento de buscar otras que sí las tengan.

Cambios laborales

Tomar medidas laborales extraordinarias no es un plato de buen gusto. Los trabajadores tienen sus propias necesidades y defienden sus derechos. Sin embargo, por el bien del conjunto empresarial, es importante realizar ajustes como estos:

Concienciación

La concienciación es importante para evitar que los empleados se desmoralicen y bajen la productividad. El trabajo conjunto de la cabeza empresarial y de RRHH es básico en esta situación. La empresa buscará los momentos, las formas y el tono con el que transmitirá la necesidad de que todos den lo mejor de sí.

Transformación del negocio

Si una vía de negocio deja de ser rentable, es necesaria la transformación. Esto tal vez requiera incluir nuevas vías de negocio, como la venta directa por internet, incluir nuevos productos o aumentar los servicios que se ofrecen al público.

Ajustes laborales

Hay muchos ajustes laborales que la empresa puede llevar a cabo si el flujo de trabajo se ha visto afectado. Por ejemplo, se puede recurrir a la reducción de la jornada, aceptar el teletrabajo o cualquier otro que suponga seguir adquiriendo beneficios al tiempo que se reduce el consumo de luz, agua, gas…

ERTE y reducción de personal

Estas medidas son las más duras para una empresa, ya que no solo incide sobre la economía, sino que entra en el ámbito humano. Sin embargo, en una situación crítica y antes de entrar en un proceso de insolvencia, es posible que el ERTE e incluso la reducción del personal sea la única solución.

Reestructuración empresarial

Los cambios de mandos en la cúpula empresarial pueden ser el revulsivo que la empresa necesita para recuperar su productividad. Pero antes de llegar a este punto se pueden evaluar otras posibilidades, como el aumento de capital social, el incremento de las aportaciones de los socios o la suscripción de un préstamo participativo que dé esa inyección económica necesaria para salir del bache y mantenerse en pie hasta la recuperación.

Reclamación de los pagos

Algo más que no se puede pasar por alto es la reclamación de las deudas pendientes. Si es a la empresa a la que se le debe dinero, hay que poner en marcha todos los mecanismos para que sean saldadas. Si la situación apremia, hay que hacer lo mismo con los deudores. Primero se agotarán las vías extrajudiciales y, si la insistencia no es suficiente o la otra parte no puede asumir lo que le corresponde, será necesaria la reclamación judicial.

Estas son algunas de las medidas que se pueden adoptar para evitar la declaración de insolvencia de una empresa. De todos modos, el asesoramiento de los profesionales es indispensable para revertir la situación. En Nopal podemos analizar tu caso y las posibilidades reales de evitar la quiebra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *