Documentación necesaria para presentar el concurso de acreedores en España

Al hablar de los concursos de acreedores en España debemos saber que estos procedimientos de insolvencia se inician mediante una petición al Tribunal.

Dichas peticiones pueden ser presentadas por el deudor insolvente -voluntario- o por un acreedor u otra parte legítima -obligatoria- y deben basarse en la existencia de una razón para la instigación del procedimiento de insolvencia.

La causa para que un tercero solicite un procedimiento de insolvencia obligatorio debe basarse en uno de los hechos previstos en la Ley de Insolvencia.

Los procedimientos de reestructuración preconcursales suelen iniciarse cuando el deudor se pone en contacto con sus acreedores, ya que su objetivo es mejorar su situación financiera.

Una vez iniciadas las negociaciones, el deudor debe informar al Tribunal.

Pero para poner en marcha el procedimiento debemos tramitar una serie de documentación.

¿Sabes lo que necesitas para presentar un concurso de acreedores?

Documentación necesaria para un concurso de acreedores:

  • Escritura de constitución de sociedad
  • Declaración censal de alta e inicio de actividad
  • Tarjeta CIF, es decir, el número de identificación fiscal de la empresa.

A parte de estos documentos general se deben presentar otros más específicos que son los siguientes:

  • Poder especial: se le proporcionará al abogado para solicitar el concurso de acreedores
  • Memoria económica y jurídica del deudor o deudores
  • Inventario de bienes y derechos que constituyan el patrimonio de la empresa
  • Acreedores: además del nombre se debe incluir la cantidad de deuda con cada uno de ellos.
  • Documentación contable: aquí se incluye todo tipo de documentación que tiene que ver con la fiscalidad. Desde cuentas anuales hasta cambios de patrimonio, y por supuesto, los últimos ejercicios fiscales de la compañía.

Con estos documentos ya podríamos solicitar el concurso de acreedores, pero nos espera un procedimiento largo hasta su aprobación.

¿Cuáles son las razones legales de un concurso de acreedores en España?

La Ley establece los siguientes motivos para iniciar un concurso de acreedores: insolvencia actual e insolvencia inminente. Mientras que la petición de un deudor para la apertura de un procedimiento de insolvencia puede basarse en cualquiera de estos dos motivos, la petición de un acreedor no puede basarse en una insolvencia inminente.

Insolvencia actual

La insolvencia actual se produce cuando un deudor no puede hacer frente a sus obligaciones de pago. Se entiende que este será el caso si el deudor ha dejado de hacer pagos regulares. La Ley Concursal española también establece los siguientes casos en los que se presume que el deudor es consciente de su insolvencia:

  • la suspensión general de las obligaciones de pago corrientes del deudor
  • la existencia de embargos o ejecuciones pendientes que afecten globalmente al conjunto del patrimonio del deudor
  • sustracción ilícita o liquidación precipitada o ruinosa de los bienes por parte del deudor
  • incumplimiento generalizado de las obligaciones de cualquiera de los siguientes tipos:
    • pago de obligaciones tributarias durante los 3 meses anteriores a la solicitud de concurso
    • pago de las cuotas de la Seguridad Social y otros conceptos de recaudación conjunta durante el mismo periodo, y
    • pago de salarios, indemnizaciones y otras retribuciones derivadas de las correspondientes relaciones laborales, relativas a las 3 últimas mensualidades.

Además, también se presume la insolvencia cuando un acreedor exige al deudor el cumplimiento de una deuda y éste no lo hace.

Insolvencia inminente

La insolvencia inminente significa que es más probable que el deudor no pueda cumplir con sus obligaciones de pago en un futuro próximo. Para demostrar la iliquidez inminente, el deudor debe presentar un plan de liquidez que demuestre la falta de liquidez. Sólo el deudor puede hacer uso de la iliquidez inminente como motivo para solicitar el concurso de acreedores como medida de reestructuración.

¿Cuáles son las principales obligaciones en un concurso de acreedores?

En general, la ley exige que los órganos de representación conozcan en todo momento la situación financiera de la empresa, especialmente durante las dificultades financieras. Deben realizar esfuerzos razonables para superar las razones de la insolvencia, por ejemplo, aplicando medidas de reestructuración con efecto inmediato.

Los órganos de representación de una empresa tienen el deber de supervisar la existencia de un motivo de insolvencia para garantizar que se presente a tiempo una solicitud de apertura de un concurso de acreedores.

El incumplimiento por parte de los administradores de la obligación legal de solicitar la declaración de insolvencia puede dar lugar posteriormente a responsabilidad en el concurso de acreedores.

Una vez declarado el procedimiento de insolvencia, los órganos de representación tienen la obligación de colaborar con el administrador concursal. Además, los órganos de representación tienen que asegurarse de que la empresa puede cumplir las obligaciones que contraen en su nombre. Si celebran acuerdos a sabiendas de que la empresa probablemente no podrá cumplirlos y sin informar a la otra parte de las dificultades financieras, se arriesgan a ser considerados personalmente responsables de los daños y perjuicios.

Contacta con Nopal si quieres que te ayudemos con todo el proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba