análisis DAFO

Consejos para realizar el análisis DAFO de una empresa

Un análisis DAFO es una herramienta para documentar los puntos fuertes (F) y débiles (D) internos de una empresa, así como las oportunidades (O) y amenazas (A) externas. Esta información puede utilizarse en la planificación de la empresa, para alcanzar los objetivos planteados.

Para determinar si un factor es externo o interno, pregúntate si existiría aunque tu empresa no lo hiciera. Si la respuesta es sí, se trataría de un factor externo (por ejemplo, una nueva tecnología).

A continuación, desde Nopal te damos varios consejos para que hagas el análisis DAFO de tu empresa de una manera eficiente y detallada.

1-Determina el objetivo de tu análisis DAFO

Para sacar el máximo partido de tu análisis DAFO, debes tener una pregunta u objetivo en mente desde el principio. Por ejemplo, podrías utilizar un análisis DAFO para ayudarte a decidir si debes introducir un nuevo producto o servicio, o cambiar tus procesos.

2-Investiga tu empresa, tu sector y tu mercado

Antes de empezar el análisis DAFO, tienes que investigar un poco para entender tu negocio, tu sector y tu mercado. Obtén una serie de perspectivas hablando con el personal, tus socios comerciales y tus clientes. Realiza también un estudio de mercado y conoce a tus competidores.

3-Enumera los puntos fuertes de tu empresa

El primer paso es identificar y enumerar los puntos fuertes de tu empresa. Por ejemplo, las fortalezas relacionadas con los empleados, los recursos financieros, la ubicación de tu empresa, las ventajas de costes y la competitividad.

En esta fase del análisis DAFO, la lista no tiene por qué ser definitiva. Se fomenta cualquier idea y pensamiento, y más tarde puede afinarse.

4-Considera los puntos débiles de tu empresa

Enumera los aspectos de tu empresa que consideres debilidades, es decir, que pongan a tu negocio en desventaja frente a otros. Los puntos débiles pueden ser la ausencia de nuevos productos o clientes, el absentismo del personal, la falta de propiedad intelectual, la disminución de la cuota de mercado o la distancia al mercado, por poner algunos ejemplos.

Asegúrate de abordar las debilidades cuando elabores tu análisis DAFO. Esta lista puede indicar cómo ha crecido tu empresa a lo largo del tiempo, ya que cuando revises el análisis al cabo de un año, puede ser que hayas conseguido resolver estas debilidades. Aunque siempre pueden encontrarse nuevos puntos débiles, el hecho de que las antiguas se hayan solventado es un signo de progreso.

5-Encuentra las posibles oportunidades para tu empresa

Piensa en las posibles oportunidades externas para tu empresa. No es lo mismo que pensar en los puntos fuertes internos, ya que en este caso el foco se pone en el exterior.

Estas oportunidades no tienen por qué ser definitivas e incluso una oportunidad para un aspecto de tu negocio podría ser una amenaza para otro (por ejemplo, puedes considerar la introducción de un nuevo producto para mantenerte al día con las tendencias de consumo, pero tus competidores pueden tener ya un producto muy similar). Ten esto en cuenta, pero para el análisis DAFO el mismo elemento no debería figurar como oportunidad y amenaza al mismo tiempo.

Las oportunidades podrían incluir nuevas tecnologías, programas de formación, asociaciones, un mercado diverso o un cambio de gobierno, entre otras cosas.

6-Localiza las posibles amenazas para tu empresa

Haz una lista de los factores externos que podrían suponer una amenaza o causar un problema para tu empresa. Algunos ejemplos de amenazas podrían ser el aumento del desempleo, el incremento de la competencia, la subida de los tipos de interés y la incertidumbre de los mercados mundiales.

7-Establece las prioridades a partir del DAFO

Cuando hayas completado los pasos anteriores, tendrás cuatro listas distintas. Lo ideal es que estas listas se muestren una al lado de la otra, para que puedas tener una imagen general de cómo está funcionando tu empresa y cuáles son los problemas que debes abordar.

A continuación, podrás determinar qué cuestiones son las más importantes y cuáles pueden tratarse más adelante, es decir, elaborar cuatro listas de prioridades.

8-Desarrolla una estrategia para abordar los problemas detectados con el DAFO

Revisa las cuatro listas de prioridades que has elaborado y pregúntate:

  • ¿Cómo podemos utilizar nuestros puntos fuertes para aprovechar las oportunidades identificadas?
  • ¿Cómo podemos utilizar estas fortalezas para superar las amenazas reconocidas?
  • ¿Cómo vamos a aprovechar las oportunidades para afrontar los puntos débiles internos que hemos detectado?
  • ¿Cómo vamos a minimizar nuestras debilidades para así superar las amenazas identificadas?

Una vez que hayas respondido a estas preguntas y hayas completado las listas, podrás utilizar el análisis DAFO para desarrollar estrategias que te permitan alcanzar tus objetivos empresariales.

Un consejo final para realizar un DAFO es implicar a los empleados, ya que te ayudarán a desarrollar soluciones más creativas y ofrecer ideas nuevas. No podrás realizar un análisis eficaz si lo llevas a cabo en solitario, por lo que es conveniente tener en cuenta a todos los empleados (y no solo a los de alto nivel) en la fase de brainstorming. Los trabajadores podrían aportar ideas que no se te hayan ocurrido y desempeñar un papel fundamental para identificar los puntos fuertes internos.

Si quieres que te asesoremos personalmente, llamános sin compromiso al 876 01 28 60.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba