5 errores financieros comunes en la administración de empresas

Si tienes un negocio de cualquier tipo, seguro que te enfrentas a diferentes dificultades para seguir adelante. Es cierto que hay situaciones que son inevitables, pero en ocasiones los problemas son consecuencia de algunas malas decisiones. Aunque nadie es perfecto, conocer los 5 errores financieros comunes en la administración de empresas te permitirá incrementar tus posibilidades de éxito. 

¿Qué 5 errores financieros comunes en la administración de empresas no debes cometer?

Que tu negocio tenga éxito no es fácil, sin embargo, es posible. Sobre todo si meditas bien cada paso y evitas los 5 errores financieros comunes en la administración de empresas que no debes cometer. Te los mostramos en los siguientes apartados. 

No controlar los gastos

Uno de los principales peligros que pueden afrontar las empresas es tener éxito y no saber gestionarlo. Explicamos a qué nos referimos. Cuando una empresa tiene una buena racha y percibe unos ingresos interesantes, puede caer en gastar demasiado. 

No controlar los gastos es tan peligroso cuando no se está en una situación económica favorable, como cuando te va bien. Por eso, sería señal de la mala administración en una empresa que se gaste sin ningún tipo de plan o supervisión.

Está claro que si tu negocio va bien, no debes caer en un exceso de confianza que te lleve a realizar inversiones sin mucho sentido. 

Crecer demasiado rápido

La paciencia es una virtud siempre y también cuando se tiene un negocio. Algunas empresas caen en el error de intentar diversificar sus actividades antes de estabilizar su línea de negocio principal. 

El consejo es siempre establecer el negocio principal, hasta que tenga la seguridad que necesita cualquier proyecto y después emprender nuevos caminos. 

Por eso, uno de los mayores errores que se pueden cometer en la administración de empresas y finanzas es utilizar las ganancias de tu negocio principal para invertirlo en nuevas iniciativas, sin esperar a haber alcanzado la estabilidad necesaria. 

Siempre es mejor invertir en tu idea inicial, convertirte en una empresa clave dentro de tu sector, guardar parte de tus beneficios y cuando ya tengas bien asentado tu negocio, dar otros pasos. 

Descontrol con el pago de los impuestos

Podemos afirmar que ningún empresario desconoce que tener un negocio conlleva el pago de diferentes impuestos. No obstante, esto no quiere decir que siempre se esté al día del abono de estos tributos. 

Una forma de evitar que esto te suceda es dejar esta parte de tu negocio en manos de profesionales, ya sea a nivel interno o externo. Es decir, se puede encargar alguien de tu empresa o contratar una asesoría fiscal, así estarás seguro de que todo se está realizando de forma correcta y evitarás problemas a corto y a largo plazo. 

Otra cuestión diferente es intentar no declarar todas las ganancias u otro tipo de prácticas similares. Es innegable que puede suponer un ahorro en el momento, pero tarde o temprano llegarán los problemas. 

No separar el dinero de la empresa del personal

Quizás un pequeño autónomo pueda mezclar el dinero que obtiene de su negocio con sus cuentas personales, pero lo mejor en cualquier caso es tener cuentas separadas. Además, es una forma de controlar mejor la economía de la empresa, también la familiar, y de evitar problemas.

Por ejemplo, si no tienes una cuenta de negocio, puede llegar el día de pago de ciertos gastos y que no haya dinero disponible. Si siempre es un problema, lo es aún mayor cuando hablamos del pago a organismos oficiales, ya que siempre conllevará un recargo. 

Por eso, lo mejor es tener siempre el dinero en cuentas distintas y controlar ambas. Además, lo ideal para no tener mezclado todo el dinero es que como dueño de tu negocio tengas un sueldo mensual. Dependiendo de si eres autónomo o empresario, las condiciones serán distintas, pero es esencial que dispongas de tu propio salario. 

Falta de equilibrio entre la entrada y la salida de dinero

Es vital que en una empresa no salga el dinero antes de entrar, pero por desgracia es un error que se comete con demasiada frecuencia. En ocasiones se hace de manera intencionada, mientras que en otras es sobre todo una cuestión de falta de control. 

Lo habitual es que se pierda el control del flujo de caja y de esta forma no se conozca cuál es la verdadera liquidez del negocio. Además, llegará un momento en el que este proceder llevará a que la empresa tenga dificultades para estar al día con sus pagos y este será el inicio de diferentes problemas. 

Contar con un negocio es una seria responsabilidad y es posible que después de leer las líneas anteriores creas que hay cuestiones que pueden mejorar. No te preocupes, pasa a la acción e intenta corregir lo antes posible estos 5 errores financieros comunes en la administración de empresas. También puedes contactar con Nopal y te ayudaremos a mejorar la estructura financiera de tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *