administrar-eficazmente-empresa

Claves para administrar una empresa exitosamente

Una gestión eficaz consiste en alcanzar con éxito los objetivos a corto y largo plazo, al tiempo que se guía a todos hacia la visión de la organización.

Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo. Como directivo, tener un sistema de gestión que cumpla sus objetivos y, al mismo tiempo, mantenga el equilibrio para que los empleados estén contentos puede ser difícil.

Las organizaciones pueden adoptar diferentes estilos de gestión y cada uno necesita de una planificación adecuada y un marco que mantenga el flujo de trabajo bajo control.

Desde Nopal te explicamos cómo se puede incorporar un sistema de gestión eficaz para maximizar el rendimiento y la productividad de la empresa.

Claves para administrar una empresa y alcanzar el éxito

Si eres dueño de una empresa y quieres gestionarla mejor, a continuación te damos algunos consejos que pueden serte de ayuda:

1. Comunicar con eficacia

La clave más importante para una gestión eficaz es saber comunicar con claridad, lo que sólo es posible si se escucha. La comunicación es una calle de doble sentido, y cuanto más escuches y valores las opiniones de los demás, más harán lo mismo contigo.

Cuando existe un flujo de comunicación claro dentro de la organización, se puede tender un puente de confianza con los empleados. Con ello no sólo aumentará su confianza, sino su capacidad para contribuir a los objetivos colectivos.

2. Gestión del tiempo

La gestión del tiempo es mucho más que horarios flexibles y dar tiempo para completar las listas de control. También se trata de proporcionar el tiempo adecuado para resolver los problemas a los que se enfrentan tus empleados y proporcionar la mejor orientación para el crecimiento de su carrera.

Además, a veces, los proyectos no cuentan con el lujo del tiempo. En situaciones como ésta, asegúrate de reunir al equipo en sesiones en las que podáis elaborar estrategias para completar el proyecto con el tiempo disponible. No sólo te ayudará a vincular bien al equipo, sino que te permitirá utilizar el tiempo de forma eficiente y gestionarlo bien.

3. Delegar

Delegar tareas consiste en dividir el trabajo en distintas secciones del equipo teniendo en cuenta sus destrezas y habilidades. Esto resulta una tarea esencial para el éxito final de cualquier proyecto y una oportunidad para que los miembros de tu equipo se desarrollen y aprendan lo máximo posible.

Si conoces las capacidades de cada empleado y objetivos, podrás asignarle las tareas que les ayuden a crecer profesionalmente. Se trata de sacar lo mejor de ellos mientras se construye un equipo que avance hacia la perfección.

4. Resolución de problemas

Inevitablemente, tu equipo y tú, a la larga, vais a enfrentaros a problemas y desafíos. Cuando haya entendimiento en el grupo, podrás analizar los problemas y trabajar para encontrar soluciones prácticas rápidamente.

Y con una gestión eficaz, tus procesos cotidianos implicarán la resolución de problemas de forma independiente sin ningún contratiempo.

La resolución de problemas empieza por generar confianza y establecer objetivos realistas que el equipo pueda alcanzar. Y cuando hay confianza dentro del grupo, se da la oportunidad de entrenarles y se les prepara para tomar la iniciativa en futuros problemas.

5. Construir la transparencia

La gestión sólo tiene éxito y es eficaz cuando hay transparencia dentro de la organización. Y como directivo, debes ser abierto y honesto con tu equipo y empleados.

Si se transmite toda la información crucial entre el equipo, es más probable que te ganes la confianza y la lealtad de tus empleados. Es conveniente elegir el momento adecuado para compartir cada información, pues es importante evitar preocupaciones que puedan desconcentrarles de su trabajo.

Para ello es muy importante la obervación, para que la base de la confianza se construya sin romper ninguna regla.

6. Cultura de la retroalimentación

La aplicación efectiva del feedback no sólo ha demostrado ser impactante para las organizaciones, sino que también ha impulsado los niveles de productividad.

El 98% de los empleados no se comprometen cuando el feedback de los directivos es escaso o nulo. Y es cierto. Si proporciona el feedback necesario que sus empleados necesitan, podrán trabajar de acuerdo con sus puntos fuertes y débiles. Esto, a su vez, les hará mejorar en lo que hacen.

La cultura de la retroalimentación es vital no sólo para usted y su organización, sino también para los empleados. Aumenta la productividad, eleva la moral y hace que su sistema de gestión sea duradero.

Con un sistema de gestión eficaz, las cosas resultan más fáciles y los empleados se sienten más impulsados hacia la visión de la organización porque saben que les va a beneficiar en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ponte en contacto con nosotros

CONTACTA AHORA
Ir arriba
Call Now Button