Sin categoría

business-angel

Ventajas y desventajas para obtener financiación de un business angel

Los business angels pueden ofrecer una atractiva combinación de financiación asequible y visión empresarial que podría acelerar su negocio. Es importante que las ventajas superen a las desventajas y que el acuerdo comercial esté debidamente documentado para que una pequeña empresa se asegure los beneficios.

¿Qué es un business angel?

Por lo general, un business angel es una persona con un elevado patrimonio que gestiona una cartera de inversiones en empresas en fase inicial o en fase de arranque. La financiación se ofrece a cambio de una participación en la empresa y, dependiendo de la experiencia del business angel, también puede ofrecer tutoría o acceso a contactos y oportunidades como parte del paquete.

Un business angel puede ser cualquiera: un familiar, un amigo, una empresa creada para ser un ángel inversor, una celebridad o un mecenas de una organización mayor.

Ventajas de un business angel

Los business ángeles pueden ofrecer varias ventajas notables, a saber:

  • Oportunidades de presentación: podría decirse que presentar y convencer a un business ángel para que invierta en su negocio podría ser más fácil que cuando se buscan otras fuentes de financiación como un préstamo bancario. Los ángeles están acostumbrados a evaluar el riesgo de la inversión y, por tanto, es menos probable que tengan aversión al riesgo. También tienen la experiencia de saber de qué sectores y tipos de empresas es probable que obtengan un buen rendimiento, por lo que obtener una inversión exitosa de un ángel podría darles a usted y a su empresa un impulso de confianza.
  • Inversión sin intereses ni reembolsos: dependiendo de lo que se negocie, es habitual que la inversión de un business angel no requiera el pago de intereses y, en caso de que la empresa no tenga éxito, es posible que el dinero del inversor (a menos que esté garantizado) no tenga que devolverse (a diferencia de un préstamo bancario). Esto es, sin duda, una ventaja importante para una pequeña empresa.
  • Valor añadido: los conocimientos, las ideas, el acceso a los recursos y los contactos que puede ofrecer un inversor privado pueden suponer la diferencia entre que su empresa haga pequeños avances y que pueda dar grandes saltos.
  • Elección: en la era digital en la que vivimos, acceder y estar en posición de elegir el business angel adecuado es mucho más fácil. No estás limitado a tu ubicación geográfica o a tener sólo uno. Puedes tomarte tu tiempo para encontrar a la persona que se adapte a tu negocio.

Desventajas de recurrir a un business angel

Las ventajas pueden parecer tan atractivas que es fácil ignorar los inconvenientes asociados a la búsqueda de financiación a través de un inversor ángel. Sin embargo, hay varias desventajas que debe tener en cuenta, entre ellas

  • Transferencia de capital: el precio de cualquier inversión de un ángel significa renunciar al capital de su empresa, normalmente a un mínimo del 10 por ciento, pero pueden utilizar su apalancamiento para aumentar este porcentaje hasta el 50 por ciento. Al ceder el capital, siempre es importante tener en cuenta cómo puede ser su negocio en el futuro. ¿Qué pasa si necesita incorporar más inversores? ¿Cómo será entonces la dilución? ¿Piden los inversores condiciones especiales que podrían comprometer sus derechos de voto o preferentes? ¿Piden restricciones a la inversión futura, lo que la haría menos atractiva para futuros inversores?
  • Gestión de la empresa: en función de la participación en el capital que adquiera el business angel, éste podría acabar implicándose más en la gestión diaria de la empresa de lo que usted había previsto o incluso deseado. Su participación y sus atribuciones deben ser discutidas y documentadas en detalle.
  • Consecuencias de la ruptura de la relación: si la relación se rompe y el inversor ángel tiene una participación significativa en el capital, aumentan las posibilidades de que ejerza sus derechos sobre un cambio de gestión e incluso, en el peor de los casos, de que le eche.

Cuestiones clave que hay que incluir en la documentación

Cualquier acuerdo comercial que alcances necesitará una documentación cuidadosa para garantizar el equilibrio de los poderes de negociación. Entre otros requisitos, tendrás que modificar su acuerdo de accionistas, actualizar su registro corporativo y suscribir un acuerdo de inversión.

Algunas cuestiones clave (no exhaustivas) que habrá que considerar y negociar pueden ser:

  • Opciones de recompra: dejan la puerta abierta a la recompra de acciones en el futuro, si el inversor está de acuerdo con ello.
  • Estrategia de salida: es aconsejable asegurarse de que todas las partes están de acuerdo con las estrategias de salida, los consentimientos y los vetos. Cualquier intento de forzar una venta anticipada de la empresa en caso de que el rendimiento sea inferior al esperado debe restringirse en la medida de lo posible.
  • Objetivos de rendimiento: el business angel estipulará unas condiciones comerciales estrictas que incluirán sus expectativas de crecimiento y los desencadenantes en caso de que no se cumplan dichos objetivos.
plan de negocio

Pasos para elaborar un buen plan de negocio

A menudo, una idea de negocio puede no cristalizar debido a problemas como la falta de planificación, la incertidumbre respecto al futuro y la solvencia de la empresa o la falta de respuesta a preguntas imprescindibles para avanzar.

La solución a este problema es establecer un buen plan de negocio que comprenda una serie de pasos concretos. Así, la idea de negocio tomará forma y se convertirá en un proyecto definido y estructurado.

En este artículo, desde Nopal te contamos cuáles son los principales pasos que debes llevar a cabo para elaborar un buen plan de negocio.

¿Cuál es tu propuesta de valor?

La razón inicial de la existencia de un negocio es la identificación de un problema o necesidad que tienen muchas personas y la propuesta de una solución a cambio de una compensación económica.

Por tanto, las tres preguntas clave que hay que hacerse en este primer punto son:

  • ¿Qué problema resuelve o qué necesidad satisface tu producto o servicio?
  • ¿Cuál es la solución que ofrece?
  • ¿Cómo se transforma en una idea de negocio?

¿Quiénes son tus clientes?

Los clientes potenciales son las personas que están dispuestas a pagarte por la solución que les ofreces. Son un grupo de personas con unas características específicas que conviene conocer.

  • En primer lugar, define las características demográficas de tu público objetivo: edad, ubicación, sexo, estado civil o familiar, ocupación, nivel de ingresos, nivel educativo, etc.
  • En segundo lugar, define los datos psicográficos: actitudes, valores, intereses, estilo de vida, comportamiento, etc.

Es posible que en esta fase aún no dispongas de todos los datos para completar con exactitud las características de tu cliente objetivo, pero puedes anotar lo que sepas por el momento e ir modificándolo más adelante.

¿Quiénes son tus competidores?

No es suficiente con conocer las necesidades de nuestros clientes, sino que el reto consiste en satisfacer dichas necesidades mejor que nuestros competidores. Comprobar quiénes son nuestros competidores, qué hacen y en qué dirección van es extremadamente importante.

Además, saber en qué estado se encuentran las empresas que te preceden en el mercado, cómo han llegado hasta allí, qué obstáculos han encontrado y qué éxitos han conseguido, te ayudará a evaluar qué es bueno aplicar en tu negocio, a reducir los riesgos y a ahorrar tiempo y dinero.

¿Qué recursos necesitas?

Imagina que hoy es tu primer día de trabajo. Escribe todo lo que realmente necesitas para probar tu idea de negocio en su forma más básica. No te limites solo a los recursos financieros, incluye también los recursos físicos, humanos e intelectuales.

Los recursos de un proyecto incluyen todo lo necesario para su puesta en práctica, como por ejemplo:

  • Equipos y materiales de trabajo.
  • Conocimientos y experiencia.
  • Software.
  • Permisos y licencias.
  • Material promocional y medios de comunicación y marketing.
  • Colaboradores o socios comerciales.

Plan financiero

Esta es la parte del plan de negocio que podría determinar si tu proyecto es viable o no. Es la fase que genera más resistencia porque, por lo general, son necesarios ciertos recursos financieros para iniciar un negocio. No obstante, el objetivo de esta sección es establecer las necesidades financieras de la empresa y establecer si es realmente viable.

En general, tienes que estar preparado para un saldo negativo durante un periodo inicial de al menos entre 1 y 6 meses, pero podría ser incluso más largo. Hay muchos factores que pueden afectar a esta duración, como el tipo y la complejidad del negocio, el ciclo de ventas y el flujo de pagos.

Evalúa el tiempo necesario para alcanzar el punto de equilibrio y los recursos económicos con los que puedes contar hasta que empieces a generar beneficios.

A la hora de hacer tus previsiones, el consejo general es mantener un nivel de ingresos más bajo y un nivel de gastos más alto, y considerar siempre plazos más largos para alcanzar tus objetivos.

Ya que este punto es uno de los más importantes de tu plan de negocio, es conveniente que contrates a un consultor externo que te ayude a garantizar que el plan financiero es lo más ajustado y realista posible.

Plan de marketing

En este punto, se establecerán las formas de hacer visible tu negocio y que tus potenciales clientes sepan que existes.

Las estrategias de marketing y ventas que deberás adoptar variarán en función de tu mercado objetivo. Decide también qué canales de promoción quieres utilizar: haz una lista de potenciales clientes y contacta con ellos por teléfono, redes sociales, correo electrónico, relaciones públicas, eventos, etc.

Con los canales directos, los márgenes de beneficio son mayores, pero el coste de implantación y gestión puede ser más elevado.

El truco consiste en encontrar el punto de equilibrio entre los distintos tipos de canales para integrarlos de forma orquestada y maximizar los ingresos al tiempo que se garantiza una buena experiencia al cliente.

Plan de acción

Ahora tienes que identificar las métricas de los KPI (indicadores clave de rendimiento), los objetivos y las actividades clave para tu negocio. Los objetivos no deben ser todos financieros, sino también relacionados con el cliente, la mejora de los procesos, la formación y el crecimiento.

Las cifras que indiques serán el criterio utilizado para medir la eficacia de tu estrategia y la calidad de tus resultados, así como para tomar las medidas de optimización adecuadas.

En definitiva, un plan de empresa es la concreción de tu idea de negocio. Te ayudará a mantener la claridad, la concentración y el compromiso en las actividades que determinarán el éxito de tu marca.

costes

¿Cómo optimizar la estructura de costes de tu empresa?

La repentina subida de precios ha cogido desprevenidos a empresas. Conscientes de que ciertos acontecimientos son imprevisibles, es necesario estar preparados estudiando una estrategia para optimizar los costes empresariales a medio y largo plazo.

En España, de hecho, las empresas tienen que hacer frente a dos tipos principales de gastos: impuestos y costes empresariales. Aunque no podemos hacer mucho sobre lo primero, sí podemos reducir lo segundo aumentando el margen de los gastos.

¿Cómo hacerlo? Mientras tanto, es útil poder clasificar claramente los distintos gastos de la empresa en los tipos de costes empresariales, porque así sabemos cómo y si podemos optimizarlos.

¿Qué son los costes empresariales? Los diferentes tipos de costes y por qué hay que distinguirlos

Los costes empresariales son todos los gastos en los que tiene que incurrir una empresa en un periodo de tiempo determinado. Sin embargo, éstas pueden ser de distinta naturaleza, según puedan o no cambiar con el tiempo+. A partir de estas variables distinguimos:

  • Los costes fijos de la empresa, también llamados «estructurales», son aquellos que no cambian cuando varía la producción, ya que están relacionados con la estructura -precisamente- de la propia empresa.
  • Los costes empresariales variables, a diferencia de los fijos, son los que dependen de la cantidad de producción. El ejemplo más inmediato de un coste empresarial variable es la materia prima para crear nuestro producto: cuantos más productos se creen, más materia prima se necesitará y, en consecuencia, mayor será el coste.
  • Costes totales de la empresa, son la suma de los costes fijos y variables, lo que nos da una visión global de los gastos de la empresa durante ese periodo de tiempo.

A partir de esta distinción, podemos empezar a calcular las variables que realmente necesitamos en el análisis de los costes empresariales, definiendo la mejor estrategia de optimización de los mismos para identificar nuestro punto de equilibrio, es decir, el punto a partir del cual nuestra empresa empieza a generar beneficios reales.

¿Cómo analizar los costes de una empresa?

Debemos tener claro varios términos como el margen de contribución. El margen de contribución indica la cantidad de la que dispone la empresa para cubrir los costes fijos.

El resultado obtenido cuando se calcula este margen permite comprender en qué medida un producto o servicio contribuye a cubrir los fijos, para asumir un posible aumento de precios.

  • si el margen de contribución es superior a los fijos: los ingresos superan a los gastos obteniendo un beneficio.
  • si el margen de contribución es igual a los fijos: estamos en un punto de equilibrio temporal sobre el que hay que intervenir.
  • si el margen de contribución es inferior a los fijos: la empresa está teniendo pérdidas y hay que actuar para cambiar la trayectoria de los beneficios.

A pesar de la utilidad de este margen, los datos que se desprenden de su cálculo no son suficientes para darnos un escenario completo: no olvidemos que sólo analiza los variables, por lo que no todos los gastos de una empresa como los totales de la misma. Por eso hay que calcular también los ingresos de explotación para subsanar esta carencia.

Los ingresos de explotación es el beneficio después de impuestos. Esto nos permite cuantificar los beneficios de la actividad principal de la empresa, dándonos una imagen de partida que complementa el valor derivado del margen de contribución.

¿Cómo podemos reducir los costes empresariales? Herramientas, trucos y técnicas para optimizar los costes de su empresa.

La optimización de los costes de la empresa está vinculada al análisis y a sus resultados. A partir de ello, podemos identificar la estrategia más acorde con la situación de su empresa.

Todas las estrategias implican la reducción de los variables de la empresa, lo que cambia es en qué áreas incluidas en estos costes hay que centrarse. Recomendamos tres pasos:

  • Utilizar un CRM, siguiendo la ola de digitalización que facilita los procesos y ralentiza los gastos. Crm, de hecho, significa Customer Relationship Management, y es una automatización que realiza las principales tareas organizativas de una empresa ahorrando en la gestión de las diferentes áreas. El CRM no sólo se ocupa de las actividades de front y back-office, sino también del control de la cadena de suministro y de las transacciones, así como del apoyo a los agentes.
  • La subcontratación, o suministro externo, es una técnica que consiste en apoyarse en empresas o expertos ajenos a la propia realidad. Paradójicamente, esta elección le permite recortar varios costes internos, relacionados con actividades administrativas, de marketing y otras. La subcontratación le permite ahorrarse los costes de nuevo personal especializado o de maquinaria específica, invirtiendo en cambio en expertos externos con un coste total menor para un servicio más específico.
  • Control: no es en absoluto trivial especificar. Una vez calculados y analizados los costes empresariales, es importante no perderlos de vista. La crisis que vivimos hace que los presupuestos cambien constantemente y, por lo tanto, requiere una estrategia que se adapte al cambio sin provocar pérdidas inesperadas.

Todo esto puede parecer muy complejo, pero siguiendo las pautas adecuadas conseguirás optimizar los costes de la empresa.

mejorar la comunicacion interna

Claves para mejorar la comunicación interna de una empresa

Una de las claves del éxito empresarial se basa en la existencia de una estrategia de comunicación interna adecuada dentro de la empresa. La comunicación interna se refiere a los mecanismos de los que dispone una compañía para favorecer la canalización de información desde la dirección de la empresa a los trabajadores y desde estos hacia la dirección, así como entre las distintas áreas o departamentos.

Mejorar la comunicación corporativa dentro de una empresa pasa por el diseño de un plan de comunicación adaptado a la estructura organizativa de la misma, así como por la definición de acciones concretas que permitan materializar dicho plan de comunicación. 

Ventajas de tener una buena comunicación interna en la empresa

Son muchos los beneficios que reporta para una empresa una óptima estrategia de comunicación interna entre sus miembros. En primer lugar, se articula como una herramienta de motivación de los empleados, que al verse implicados en las decisiones de la empresa se sienten más integrados en la organización e identificados con sus valores.

A su vez, la inversión de los esfuerzos en informar a los trabajadores sobre los objetivos y estrategias generales, así como sobre las iniciativas y proyectos concretos, mejora el conocimiento que los empleados tienen sobre su trabajo y proporciona la actuación coordinada de toda la organización. Ello, indefectiblemente, redunda en una mayor productividad de los trabajadores y, por tanto, del volumen de facturación de la empresa.

Del mismo modo, un plan de comunicación corporativo que suministra información de interés de forma oportuna favorece el diálogo y entendimiento entre las distintas áreas de la empresa, garantizando además que todas ellas disponen de la misma información, lo que optimiza el resultado de sus tareas y resuelve los problemas con mayor rapidez.

¿Cómo mejorar la comunicación interna de una empresa?

Dado lo anterior, no cabe duda de la importancia de que toda empresa disponga de una estrategia de comunicación corporativa efectiva. Desde Nopal te contamos todo lo que necesitas saber sobre las claves para mejorar la comunicación interna de una empresa. Entre otras, encontramos las siguientes:

Planificar la estrategia de comunicación interna

Como cualquier estrategia, el cumplimiento de los objetivos de la estrategia empresarial de comunicación interna requiere del previo análisis de la situación de partida, así como la definición de metas a corto y largo plazo, y la determinación de las actuaciones a implementar para su consecución en los plazos establecidos al efecto.

Conocer la opinión de los trabajadores

Informar a los trabajadores directamente de las decisiones que toma una empresa no es suficiente para garantizar su sentido de pertenencia a la organización, sino que debe tratarse de una comunicación de doble sentido

En este sentido, es fundamental que la dirección de la empresa se interese por la opinión de los empleados sobre varias cuestiones en las que el trabajador cumple una función primordial. Al fin y al cabo, son ellos los que hacen uso de los recursos que les proporciona la empresa para realizar su trabajo, quienes tratan con los clientes en la mayor parte de los casos y quienes se encargan de hacer cumplir muchos de los objetivos de la compañía. 

Es por ello que hacer sentir a los empleados partícipes de las decisiones de la empresa mejora su compromiso con la organización y su motivación, lo que requiere que la empresa les proporcione herramientas que permitan hacer constar a la dirección sus iniciativas, sugerencias o quejas.

Algunos mecanismos para conseguir este tipo de participación consisten en habilitar dentro de la intranet de la empresa un buzón de quejas y sugerencias, así como enviar encuestas de satisfacción a los empleados e interesarse por su percepción sobre determinados aspectos de la organización en reuniones internas y evaluaciones del desempeño.

Compromiso de la dirección

Para que pueda cumplirse el punto anterior, resulta imprescindible que los gerentes y altos directivos de la compañía sean conocedores de la importancia de disponer de una estrategia de comunicación corporativa eficiente, así como de la necesidad de su disposición y compromiso para garantizar su cumplimiento.

Transparencia y flexibilidad

Para que la comunicación interna de una empresa tenga éxito, es necesario que la información se transmita de forma fácil y directa, así como oportuna y periódicamente.  

Para ello las compañías hacen uso de varias herramientas, como el diseño de una página web interna, newsletter o e-mails con alertas y recordatorios.

Fomentar el compañerismo

Muchas son las empresas que optan por organizar cada cierto tiempo eventos internos donde se reúne a todos los trabajadores de la organización, incluida también la dirección. 

Este tipo de “convivencias” favorecen la creación de lazos interpersonales entre empleados de diferentes departamentos, lo que fomenta la creación de sinergias entre ellos.

Uso de innovación tecnológica

Actualmente, la innovación tecnológica hace posible casi cualquier forma de comunicación. Muchas empresas optan por la creación de chats internos u otras plataformas digitales que garantizan la transmisión fluida y directa de la información.

crisis empresarial

Causas principales por las que las empresas entran en crisis

Las crisis empresariales pueden producirse por motivos de muy diversa índole. Cabe decir que muchas veces no se debe a una mala gestión de la compañía sino a cuestiones externas, como crisis económicas, fenómenos naturales o cambios legislativos inesperados.

Es evidente que la crisis financiera global iniciada en 2008 afectó gravemente a la actividad empresarial. La caída en picado del valor de los activos inmobiliarios generó la insolvencia de muchos bancos, que dejaron de prestar dinero a familias y empresas, lo que, unido a la incertidumbre sobre una eventual recuperación económica, frenó por completo el consumo por parte de la población. Como consecuencia, la facturación de las compañías se redujo, lo que en muchos casos conllevó su declaración en situación de bancarrota

Por su parte, la producción de fenómenos naturales, como incendios o inundaciones, puede acarrear la destrucción de instalaciones industriales o comerciales, cuya reparación supone, en muchas ocasiones, un gasto inasumible para las empresas afectadas. 

Del mismo modo, cambios en la normativa reguladora de determinados sectores de actividad pueden dar lugar a la imposición de nuevas restricciones. Algunas de ellas impactan directamente en los ingresos y gastos de las empresas, impidiendo que continúen con su operativa en el mercado mientras no cumplan con nuevas exigencias ambientales o físicas, lo que requiere en muchos casos de inversiones de elevada cuantía, so pena de multa pecuniaria.

En este artículo, desde Nopal nos centraremos en aquellos factores de carácter interno que pueden dar lugar a una crisis empresarial y que, a diferencia de los indicados anteriormente, se encuentran bajo el control de los empresarios. En particular:

Falta de análisis del mercado

Como consecuencia del surgimiento de las tecnologías de la información y la comunicación, así como de la globalización y la digitalización, el mercado se encuentra en constante cambio, dando lugar al surgimiento de nuevas necesidades en los consumidores. 

Estar atento a las últimas novedades surgidas en el campo en el que opera una empresa, nuevos nichos de mercado, o la tendencia en los hábitos de compra de sus potenciales clientes es fundamental para no quedarse atrás. De lo contrario, la empresa queda obsoleta y deja de despertar interés en los consumidores.

Igualmente, conocer en profundidad cuáles son las principales compañías que compiten en el mismo sector empresarial, así como los precios que manejan y las innovaciones introducidas en sus productos, garantiza a las empresas la búsqueda continua de mejora en la creación de valor para sus clientes.

Insuficiente atención al cliente

La falta de atención suficiente al cliente es otra de las principales causas de la mala praxis. El éxito de un producto no asegura el éxito de la compañía, siendo importante tanto alcanzar la cima, como saber mantenerse. 

Las empresas no deben perder nunca de vista que la clave de su éxito reside en dejar satisfechos con su compra a los clientes, siendo fundamental para ello que no escatimen esfuerzos ni recursos en mejorar las cualidades de sus productos, su plazo de entrega (en el caso de venta online) o su servicio de post venta, así como descubrir nuevas formas de sorprender a su público objetivo.

Falta de planificación operativa, económica o comercial

Otra de las causas del fracaso empresarial reside en la falta de planificación, que conduce a las compañías a aplicar soluciones inadecuadas para problemas que podrían haberse evitado, lo que acaba afectando a la reputación de la marca y deteriorando la imagen que los consumidores tienen de la compañía. 

La clave para una dirección mercantil óptima es la planificación de todos los ámbitos del negocio. Por un lado, es imprescindible una adecuada planificación económica. La elaboración de un plan de tesorería que incluya la previsión del flujo de cobros y pagos que se espera para un determinado periodo de tiempo permite conocer a una empresa si dispone de recursos líquidos suficientes para hacer frente a sus obligaciones exigibles en el corto plazo, si necesita formalizar una operación de crédito, o si su endeudamiento comercial o financiero es excesivo y conviene encontrar nuevas formas de generar ingresos propios.

Por su parte, la planificación del proceso de producción requiere la coordinación del área de compras con el espacio disponible en almacenes y los tiempos del proceso de producción; mientras que la planificación de las ventas exige el diseño de una adecuada estrategia de marketing y publicidad.

Falta de atención a los trabajadores

Que los trabajadores se sientan alineados con los valores de la empresa es fundamental para que desempeñen su trabajo en óptimas condiciones, y ello solo se consigue cuando los empleados se sienten valorados y cuidados por su empleador. 

Problemas de convivencia entre socios capitalistas

Los problemas de entendimiento entre los socios titulares de una empresa también perjudican notablemente la gestión de cualquier compañía.

reestructuracion de plantilla

Claves para afrontar una reestructuración de plantilla

La situación de pandemia global causada por la covid-19 ha vuelto a azotar la viabilidad económica de los negocios.

Como consecuencia, actualmente son muchas las compañías que no han podido recuperarse de las pérdidas generadas durante los periodos de confinamiento, lo que ha convertido de nuevo a los planes de reestructuración en la tónica habitual del panorama empresarial.

Dentro de los procesos de reestructuración empresarial, resultan especialmente conflictivas las medidas de reestructuración de plantilla, dadas las implicaciones emocionales que ello conlleva.

Por ello, desde Nopal a continuación te dejamos las claves fundamentales para poder afrontar un proceso de reestructuración de plantilla reduciendo al mínimo su impacto negativo en tu negocio.

Unidad de acción

El objetivo de todo plan de reestructuración es que el acometimiento de las decisiones que implica se realice de forma eficaz en el menor tiempo posible.

Para ello, es necesario que el conjunto de medidas que se integren en el plan de reestructuración empresarial sean adoptadas como resultado de la unidad de acción de los distintos departamentos de la empresa, tanto el financiero, como el comercial, el jurídico y el de recursos humanos.

Todos ellos deben actuar liderados por la dirección general de la compañía de forma alineada con los valores y filosofía de la empresa y la nueva estrategia de negocio que le permita mantener su competitividad en el mercado. 

Análisis completo de la empresa

Antes de adoptar cualquier decisión que implique el despido de parte del personal de una empresa es imprescindible el análisis en detalle de su situación económica y financiera que garantice que no existe otra solución viable.

Un despido que se evidencia a posteriori como innecesario es un pésimo ejemplo de gestión de los recursos humanos que redunda negativamente en la confianza depositada por los trabajadores en la empresa, desfavoreciendo sus ganas de realizar un trabajo de calidad y que mejore la productividad de la empresa.

Estudio de alternativas jurídicas

El Estatuto de los Trabajadores recoge una serie de mecanismos jurídicos mediante los que las empresas pueden afrontar sus procesos de reestructuración de plantilla sin necesidad de recurrir necesariamente a los despidos colectivos.

En particular, cabe destacar la movilidad funcional como herramienta para modificar temporalmente las funciones de un trabajador cuando así lo justifique la concurrencia de circunstancias técnicas u organizativas, solo durante el tiempo indispensable y previa comunicación.

Igualmente, se prevé la posibilidad de que el empresario acuerde la movilidad geográfica de sus empleados a otro centro de trabajo o que adopte decisiones que supongan cambios sustanciales de la relación laboral como los relativos a la duración de la jornada, el horario y distribución del tiempo de trabajo, el régimen de trabajo a turnos, la retribución salarial o el sistema de trabajo. No obstante, cualquiera de las decisiones anteriores deberá encontrarse justificada en la existencia de circunstancias que lo fundamenten de carácter técnico, económico, organizativo o de la producción.

Pero las empresas también pueden acudir a otros mecanismos como los despidos individuales o colectivos, el incentivo de bajas voluntarias o la jubilación anticipada.

Responsabilidad social de la empresa

Para que un proceso de reestructuración laboral no perjudique más de lo necesario la reputación de una empresa es imprescindible que esta se involucre en las consecuencias que sus decisiones van a provocar en los trabajadores afectados e inviertan recursos en atenuar las mismas.

En el caso de los trabajadores más mayores se trataría de asegurar una indemnización suficiente y coherente con los servicios prestados y en el caso de los más jóvenes su incorporación inminente a un nuevo puesto de trabajo.

Comunicación y transparencia

Cuando la empresa hace partícipes tanto a los empleados afectados por la reestructuración de la plantilla como al resto de trabajadores de todas y cada una de las acciones realizadas en dicho proceso, los trabajadores se muestran más receptivos en el camino, pues consideran que tal transparencia es un gesto de compromiso con el negocio y de confianza en los trabajadores.

Planificación de recursos humanos

La planificación de los recursos humanos hace referencia al conjunto de acciones destinadas a prever cuáles son las necesidades de trabajo de una empresa a lo largo del tiempo y la estrategia para dar cobertura a las mismas.

Su objetivo consiste en atender el volumen de trabajo en cada momento de forma eficiente, garantizando la optimización de los recursos humanos disponibles y teniendo en cuenta que sus habilidades van cambiando a lo largo del tiempo, así como también las propias características del trabajo a realizar en función de la tendencia del mercado.

En NOPAL Consulting somos especialistas en reestructuración empresarial, por lo que si tu compañía se encuentra en situación de crisis, no dudes en contactar con nosotros y te asesoraremos tanto en la redefinición de tu estrategia de negocio como en la implantación del plan de viabilidad que mejor se adapte a tus necesidades.

Interpretación de los ratios financieros de una empresa

El ratio financiero es la herramienta que permite a cualquier directivo conocer la salud financiera de su empresa.

Gracias a diferentes indicadores, como el índice de rentabilidad (calculado sobre el margen) o el volumen de negocio, el gestor puede gestionar su tesorería y garantizar la viabilidad de su empresa.

¿Qué es un ratio financiero?

Es un coeficiente, un índice o un porcentaje que muestra la relación entre dos datos financieros de una empresa, con el objetivo de comparar y evaluar los resultados financieros recogidos.

Las finanzas son por tanto un elemento clave para evaluar en qué situación se encuentra la empresa y el ratio financiero una forma rápida y directa de visualizarla.

De esta forma la empresa se asegura actuar rápidamente ante cualquier problema grave.

El ratio financiero puede dividirse en dos subcategorías:

  • El ratio financiero interno: Se limita al ámbito interno de la empresa. Se refiere más a un análisis de resultados y excluye, por ejemplo, los datos de tipo contextual

  • El ratio financiero externo: Se trata de un análisis más profundo y extenso de la información comparativa. Este ratio no sólo se limitará al análisis interno de la empresa, sino que podrá abrirse a cualquier hecho externo que pueda incidir (posición competitiva, etc.)

¿Por qué es necesario saberlo? Independientemente de su categoría, cada uno de estos ratios proporciona a la empresa datos cruciales sobre:

  • Su rentabilidad (precio del producto, elección de las materias primas, etc.)
  • Su estructura financiera (indicador de mercado, etc.)
  • Flujo de caja
  • Actividad global (indicador de eficiencia operativa, etc.)

Este ratio financiero también ayudará a consolidar el interés de posibles inversores.

Ratios financieros esenciales para cualquier empresa

Tiempo medio de pago a proveedores

Como su nombre indica, este ratio financiero indica el tiempo que tarda la empresa en pagar las facturas de proveedores o clientes.

Para calcularlo la fórmula que se utiliza es la siguiente: deudas con proveedores x 360 / total de compras con IVA incluido

Un plazo de tiempo óptimo para la empresa es aquel ni muy corto ni muy largo.

Si se realizan los pagos muy rápido, la empresa no se beneficia de las ventajas de los plazos de pago concedidos por los proveedores y si es demasiado largo, o incluso tardío (que supere los 30-60 días) se pueden generar problemas de tesorería, influyendo en la reputación y en el índice de confianza de tus proveedores.

Tiempo medio de cobro de los clientes

Este indicador mide la rapidez con la que una empresa recibe el pago de sus clientes.

Para calcularlo se utiliza la siguiente fórmula: créditos comerciales x 360 / volumen de negocio con IVA incluido.

Este ratio indica la eficacia de la empresa en la recaudación de dinero, es decir la eficacia al gestionar la entrada de dinero en su tesorería.

Como en todo, es necesario encontrar el equilibrio adecuado entre las fechas de cobro y su aparición real en las cuentas (tiempo de tramitación bancaria, retrasos, etc.)

Capital circulante neto global

Es uno de los ratios financieros más conocidos en la gestión de la tesorería.

Con ella, el gestor puede determinar la reserva de tesorería disponible tras deducir las liquidaciones de los empleos estables y los recursos estables.

Este coeficiente es una fuente de tranquilidad financiera adicional en caso, por ejemplo, de circunstancias imprevistas durante el periodo de actividad de la empresa. Se calcula de la siguiente forma: Activo corriente – Pasivo corriente.

Si el resultado es positivo la empresa es solvente y puede financiarse. En caso de déficit se interpreta que los recursos financieros son insuficientes, y la empresa no tiene capacidad para soportar las necesidades financieras.

Efectivo neto

Es el efectivo total que queda después del ciclo operativo e indica inmediatamente si la empresa tiene problemas de liquidez.

Para calcularlo:

Capital circulante neto global – necesidades de capital circulante o efectivo – pasivo financiero a corto plazo

Si obtenemos un resultado positivo los recursos de la empresa son suficientes para satisfacer sus necesidades a corto plazo. Pero si el resultado es negativo indica que la empresa debe recurrir al endeudamiento para evitar el descubierto bancario.

Ratio de rotación de existencias

Este ratio financiero mide la velocidad de rotación de las existencias.

Se calcula así: stock medio del año x 360 / Precio de compra de la mercancía

Si el retraso es prolongado, puede ser indicativo de un problema (dificultad para dar salida a las existencias, mala gestión del suministro), pero no siempre. Por ello, el directivo debe compararlo regularmente con el de sus competidores directos.

Si el plazo de entrega es corto, la empresa está gestionando muy bien su suministro.

Esperemos que esta información te haya sido ayuda para interpretar mejor el rendimiento financiero de tu empresa.

En Nopal puedes añadiendo estos y otros ratios relevantes podrás obtener información muy valiosa para tu empresa.

Ventajas y desventajas del crédito refraccionario

Un crédito refaccionario es una forma de financiación que se utiliza para mejorar o modernizar la infraestructura de una empresa.

Se trata de un préstamo a largo plazo, que suele tener un plazo de entre 5 y 10 años, y que se utiliza para financiar la adquisición de activos fijos, como edificios, maquinaria, equipamiento o reparar las infraestructuras del edificio empresarial.

Los beneficios de este tipo de crédito son muchos. El principal es que permite a las empresas hacer frente a los costes de renovación o mejora de su equipamiento y por tanto a mantenerse competitivas.

Además, suele tener un tipo de interés más bajo que otros créditos, lo que permite a las empresas tener un mayor margen para afrontar gastos.

¿Qué es un crédito refaccionario?

Un crédito refaccionario es un tipo de crédito o préstamo que se generalmente se otorga en el ámbito de la construcción, ya sea para tareas de reparación o conservación de una fábrica industrial o edificio de negocios.

Otros sectores que suelen aprovecharse de estos créditos son el agrícola, ganadero e industrial. Dado que su objetivo es mejorar la propiedad, este crédito se suele considerar como una inversión.

De hecho, muchas personas lo consideran una forma de ahorro, ya que el inmueble suele aumentar su valor con el tiempo tras realizar las mejoras oportunas.

No obstante, una vez que el proyecto para lo se destinó el crédito finaliza, se puede cancelar. Aunque lógicamente deberá haberse devuelto toda la cantidad adeudada.

Características del crédito refaccionario

Si necesitamos dinero para reformar nuestro negocio, el crédito refaccionario es una muy buena opción.

Su principal característica es que podremos utilizar el dinero para reformar nuestra propiedad, mejorarla y hacerla más funcional y atractiva. De esta forma, podremos aumentar su valor y  disfrutar de una mejor calidad de vida.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no requiere de un aval, ya que el propio inmueble hace la labor de garantía si fuera necesario.

Esto lo hace muy accesible para aquellas personas que no cuentan con una garantía. Otro aspecto a tener en cuenta es que suele tener un plazo de devolución más largo que otros créditos, lo que nos permite pagarlo de forma más cómoda.

Ventajas y desventajas del crédito refraccionario

Como todo, este crédito tiene sus aspectos positivos y negativos. En las siguientes líneas te mostramos cuales, comenzamos por las ventajas.

Ventajas del crédito refraccionario

  • Los préstamos refraccionarios ofrecen a los negocios una manera de aumentar su tamaño, y por tanto, expandirse a nuevos territorios en los que conseguir mayor cuota de mercado.

  • Al usar esta forma de financiación también se consigue maquinaria más avanzada, lo que se traduce en una mayor productividad. Recordemos que una de las líneas principales de este crédito es actualizar las instalaciones y las maquinarias que sirvan a la empresa para producir.

  • Indirectamente mejora tu marca, ya que ofreces unas mejores instalaciones y unos mejores resultados.

Desventajas del crédito refraccionario

  • De la misma forma que ocurre con todos los créditos, si no puedes pagarlo, la empresa que te ha concedido el crédito podrá reclamar la propiedad, si esta se ha establecido como aval, o maquinaria. La reclamación dependerá de lo que se haya estipulado en el contrato de crédito refraccionario que se haya firmado con la entidad.
  • Otra desventaja, también común a todos los tipos de préstamos o créditos, son los intereses. Si bien es algo asumido por toda empresa o persona que solicita un crédito, debes saber que la cantidad que acabes pagando será superior a la que te prestaron en su momento. Por eso es recomendable que el crédito solo se solicite en el caso de que la empresa necesite esa financiación para crecer.

El crédito refraccionario es una forma de crédito que ofrece muchas ventajas a las empresas.

Sin embargo, también es importante tener en cuenta algunos de los riesgos asociados al mismo. En general, el crédito refraccionario es una opción válida para aquellos que buscan una manera conveniente y eficiente de financiar su empresa para mejorar las infraestructuras y el equipamiento de la empresa.

En Nopal te apoyamos en la búsqueda de financiación para tu empresa. Ponte en contacto nosotros para que te informemos.

¿Qué es una quita de deuda?

¿Tienes muchas deudas y necesitas ayuda para gestionarlas?

Para ello existe la quita de deuda, que te permitirá renegociar los términos y cantidad de la deuda.

Usar esté método puede implicar la eliminación total de la deuda (bancarrota); conseguir cambios en el tipo de interés o en el calendario de pagos para reducirlos; o persuadir a los acreedores para que acepten una cantidad inferior a la que se debe.

Sin embargo la quita de deuda no es siempre la opción más adecuada para todo el mundo.

Por ello es importante entender en qué consiste, así como sus ventajas e inconvenientes.

Tipos de quita de deuda

1. Planes de gestión de la deuda

Con estos planes, un asesor crediticio certificado revisará tus finanzas y desarrollará un plan para gestionar la deuda.

Generalmente se trata de un plan mensual en el que envías los pagos a la agencia de asesoramiento crediticio y negocian con los acreedores  los plazos en los que realizarlos.

La agencia también puede negociar la eximición de ciertas comisiones o la bajada de tipos de interés.

Este plan de gestión requerirá pagos regulares y puntuales, dependiendo del volumen, durante varios años. También es posible que se acuerde con la agencia no utilizar ni solicitar ningún crédito adicional mientras estés pagando la deuda.

2. Programas de liquidación de deudas

Con este plan, la empresa trabajará en tu nombre para negociar con los acreedores y convencerles de que acepten una liquidación reducida de las deudas, en algunos casos de hasta el 60 o 70%.

Sin embargo esté método puede tener ciertas complicaciones.

Mientras el proceso de liquidación esté en marcha, la compañía de liquidación de deudas normalmente te dirá que dejes de hacer pagos a tus acreedores. Durante este tiempo, se seguirán acumulando los cargos por demora, las multas y los intereses, y tu puntuación de crédito puede verse afectada.

Incluso podrías acabar con más deudas de las que tenías al principio.

Las empresas de liquidación de deudas suelen cobrar altas comisiones por sus servicios, y el programa puede tardar hasta cuatro años en completarse.

El ahorro que puedas ganar en la liquidación de la deuda puede hacer que esos honorarios e inconvenientes compensen, pero debes tener en cuenta estos riesgos.

También existe la posibilidad de que la empresa de reducción de deudas no llegue a una negociación exitosa, aunque solo te cobrarán si el prcoeso ha llegado a un cauce exitoso.

3. Bancarrota

Si has agotado todas tus opciones, la opción de bancarrota puede ser un recurso a utilizar.

Cuando te declaras en quiebra, el tribunal revisará tu situación.

Si está de acuerdo en que no puedes pagar tu deuda, emitirá una orden judicial de cancelación de la deuda. Eso significa que ya no deberás dinero de tus tarjetas de crédito, facturas médicas o préstamos personales.

Dado que la deuda se cancela, toda la actividad de cobro de deudas se detiene.

No recibirás más llamadas telefónicas ni cartas de acoso por correo, y los cobradores no podrán embargarte el sueldo.

Sin embargo, la quiebra tiene graves consecuencias.

La información sobre la quiebra puede permanecer en tu informe crediticio hasta 10 años y puede dificultar la obtención de crédito, la compra de una vivienda o incluso la obtención de un seguro de vida.

Además, el proceso de quiebra puede ser caro.

Tendrás que pagar las tasas judiciales y, si contratas a un abogado, sus honorarios pueden ser altos.

En Nopal te podemos ayudar a gestionar tus deudas.

Contacta con nosotros llamando al 876 01 28 60 o enviándonos un formulario en la sección de contacto.

¿Cuándo no recurrir a la quita de deuda?

Si has perdido tu trabajo o has pasado por una emergencia médica, la quita de deuda puede ser increíblemente útil y darte el respiro que necesitas. Sin embargo, no es apropiado para todos los casos.

Antes de recurrir a una de estas opciones comentadas ten en cuenta lo siguiente:

  • Contacta con los acreedores: ponte en contacto directamente con ellos y explícales tu situación, diciendo lo que puedes pagar y el tipo de ayuda que necesitas.
  • Puedes pagar tu deuda en un plazo de cinco años.
  • Puedes optar a la consolidación de deudas: Si tiene deudas, pero sigues teniendo buen crédito, puede hacer frente a tus saldos con la consolidación de deudas.

¿En qué consiste un proceso de reestructuración empresarial?

Los problemas financieros es algo común dentro del panorama empresarial, que obligan al empresario en muchos casos a encontrar nuevos medios de financiación o a reestructurar algunas de las áreas más importantes de la empresa.

A este tipo de desafíos se suman factores externos de difícil control. No hay más que echar la vista atrás a la pandemia, que ha supuesto un cambio de paradigma.

En Nopal.es, analizamos qué es exactamente la reestructuración empresarial, cómo puede ayudarte y en qué consiste el proceso.

¿Qué es una reestructuración empresarial?

Una reestructuración empresarial es una acción significativa emprendida por una empresa para modificar y remodelar sus operaciones con la intención de reducir la deuda, aumentar la eficiencia y mejorar el rendimiento general del negocio.

Este proceso suele ser necesario en empresas con dificultades financieras. Aquellas con una deuda creciente a menudo optarán por reestructurarlas con el fin de llegar a una forma sostenible de pagar a los acreedores y cualquier deuda acumulada.

Otras causas comunes de reestructuración son:

  • Reducir/consolidar la deuda
  • Fusionarse con otra empresa
  • Reducir los costes de la empresa
  • Reorganizar las funciones dentro de la empresa

¿Por qué es importante la reestructuración empresarial?

De la misma manera que hay muchas razones por las que considerar la reestructuración de una empresa, también hay una variedad de razones por las que puede ser una herramienta importante en el arsenal de cualquier empresario:

  • Puede actuar para revivir un negocio moribundo
  • Aumentar significativamente el valor de una empresa
  • Preparar una empresa para un cambio de propiedad
  • Posicionar una empresa para un crecimiento prolongado
  • Ayudar a las empresas a readaptarse a la «nueva normalidad» tras la pandemia

En general, la importancia de la reestructuración empresarial radica en la capacidad de enderezar el barco, alejarse de una tormenta en desarrollo y dirigirse hacia aguas más tranquilas.

Cómo es el proceso de reestructurar una empresa

El tiempo total para llevar a cabo una reestructuración empresarial con éxito dependerá de una multitud de factores, no hay dos casos exactamente iguales, por lo que una reestructuración podría llevar mucho más tiempo que otra.

El plazo puede depender de algunos factores, por ejemplo, si una empresa está amenazada de liquidación y necesita desesperadamente reestructurarse para rescatar el negocio.

Independientemente de las circunstancias que motiven una reestructuración, es vital que no se acuda sin estar preparado. Un profesional cualificado puede intervenir en la fase de planificación y guiarte hacia una reestructuración exitosa.

El proceso de reestructuración empresarial tiene una serie de aspectos que hay que tener en cuenta:

Identificar los problemas

Un paso clave a la hora de reestructurar para lograr el éxito a largo plazo es, sencillamente, evaluar qué área específica necesita ser reestructurada. La reestructuración puede adoptar múltiples formas, una de las más comunes es la racionalización de la empresa. Esto implica identificar las áreas de la empresa que están fallando, que pueden cerrarse, reducirse o modificarse.

Una empresa reorganizada es más eficiente. Al evaluar cada aspecto de la empresa, se obtiene una visión adicional que también puede ser útil a la hora de planificar el negocio después de la reestructuración.

Si puedes localizar un área concreta de la empresa que tiene dificultades para mantener los niveles adecuados, puedes empezar a considerar una reestructuración para mejorar este aspecto y aliviar la carga para mejorar la empresa en su conjunto.

La preparación es clave

Una vez que se ha decidido qué aspectos de la empresa se van a reestructurar, es vital crear el plan al detalle: qué cambios se van a realizar, qué impacto tendrá, etc.

Es fundamental crear planes para el corto y el largo plazo de la empresa con el fin de protegerla durante todo el proceso, en el período inmediatamente posterior y en el nuevo futuro después de la reestructuración.

Reestructurar con seguridad

El proceso de reestructuración puede ser, en sí mismo, un momento difícil e incierto, con una cantidad de tropiezos que te esperan si no tienes cuidado. Con la amenaza de pérdida de puestos de trabajo que se cierne sobre la empresa, es fundamental que la reestructuración se lleve a cabo con tacto.

Un paso importante para superar sin problemas este proceso puede ser hablar con expertos de confianza del sector, para buscar su apoyo y asistencia durante todo el proceso.

Evaluar, evaluar, evaluar

Un paso vital que las empresas suelen descuidar es realizar una visión general adecuada de la reestructuración.

¿Se han cumplido los objetivos iniciales de la reestructuración? ¿Se puede mejorar algo más? ¿Está la empresa preparada para un éxito sostenible a largo plazo después de la reestructuración?

La respuesta a estas preguntas te dará una visión clara y transparente de hacia dónde se dirige tu empresa.

¿TIENES DUDAS?

En Nopal.es estamos para ayudarte

Ir arriba
Call Now Button