CIRBE

¿Qué es la CIRBE y para qué sirve?

En muchas ocasiones las empresas necesitan financiación para poder mantenerse a flote pero, ¿cómo podemos saber si el banco nos concederá el préstamo que necesitamos?

Normalmente, los bancos tienen dentro de su cartera de servicios los préstamos y créditos a personas físicas (naturales y jurídicas), pero, para decidir si los conceden, evaluarán una serie de aspectos que les ayudarán a valorar el nivel de riesgo que asumen a la hora de conceder el dinero.

También determinarán a través de este proceso cuál es la cantidad máxima a la que podríamos aspirar, teniendo en cuenta los ingresos, las garantías y, lo más importante, las deudas o préstamos que hayamos adquirido hasta ese momento.

Toda esta información económico-financiera está contemplada en el informe de la CIRBE en España. Desde Nopal Consulting te explicamos qué es la CIRBE y para qué se utiliza.

¿Qué es la CIRBE?

En España, la Central de Información de Riesgos (CIR) es la del Banco de España (CIRBE), de ahí sus siglas. La CIRBE, por tanto, es una base de datos que recoge todos los riesgos como préstamos, créditos, garantías, etc., en los que cualquier persona física o jurídica aparece como destinataria.

Todas las personas pueden y tienen derecho a solicitar su correspondiente informe de riesgos, ya que puede ser un factor trascendental a la hora de poner en marcha cualquier plan a nivel personal o profesional.

Estos riesgos pueden estar relacionados con el impago de préstamos, créditos o garantías. La persona física o jurídica que se incorpore a esta lista formará parte de los ficheros de la CIRBE, pero no debe confundirse con un registro de morosos. Es importante dejar claro que la CIRBE no es en ningún caso una lista de morosos, sino una base de datos que permite a los bancos evaluar los riesgos de conceder un préstamo a una persona.

Los derechos de acceso, rectificación o supresión de los datos de estos registros pueden ejercerse a petición de los interesados, comunicándose con la Central de Información de Riesgos por vía electrónica, presencial o postal.

¿Cómo obtener el informe de CIRBE?

La forma más fácil y rápida de solicitar la CIRBE es utilizar el certificado electrónico. Una vez obtenido dicho certificado, para adquirir el informe vía web debemos acceder al apartado de Solicitud de Informes de la CIR en la web del banco de España.

El plazo de entrega establecido para el informe de la CIRBE es de 10 días si se solicita personalmente. Sin embargo, si la solicitud se realiza de manera electrónica, la entrega será inmediata.

Es importante destacar que los datos recogidos en la CIRBE son confidenciales, por lo que todos podemos solicitar nuestro propio informe de riesgos, pero no el de terceros.

Sabiendo que el informe de la CIRBE es un resumen detallado de nuestras deudas, pasivos y obligaciones, que recoge con precisión las hipotecas y préstamos personales que tenemos como beneficiarios o como avalistas, podríamos concluir que dicho informe permite planificar a corto, medio y largo plazo los créditos o financiación a los que podremos acceder en un futuro. De esta manera, se reduce la probabilidad de riesgos de impago a terceros.

En todos los casos, se recomienda el asesoramiento jurídico y fiscal, ya que pueden surgir preguntas o preocupaciones que requieran asistencia profesional.

Funcionamiento de la CIRBE

La CIRBE se envía de manera mensual a las entidades bancarias para que conozcan los riesgos de crédito y sus titulares. No obstante, una persona debe acumular un total de 9.000€ en préstamos, créditos o avales contratados con una entidad financiera para figurar en la CIRBE. De esta forma, si tienes un préstamo por debajo de 9.000€, no aparecerás en el registro.

Hay dos tipos de riesgos declarados:

  • Riesgos directos: Se trata de riesgos derivados principalmente de los arrendamientos financieros, los préstamos, los títulos de crédito o los valores de renta fija de la entidad.
  • Riesgos indirectos: Son aquellos derivados de las personas que garantizan y avalan a terceros.

Es importante recordar que estos datos se actualizan diariamente, aunque se envían a los bancos con periodicidad mensual.

Funciones de la CIRBE

La CIRBE tiene una serie de funciones bien definidas, como son:

  • Informar sobre los riesgos y la situación económica de una persona física o jurídica. Esto es importante en los casos de concesión de préstamos, por ejemplo, en los que se tiene en cuenta la situación económica del interesado mediante la realización de un estudio de viabilidad.
  • Facilitar una mayor transparencia y accesibilidad a los riesgos de los agentes económicos.
  • Evitar los fraudes de todo tipo, tanto fiscales como económicos.
  • Mejorar la eficiencia en la detección de riesgos de las instituciones financieras.

Si tienes cualquier duda o pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que podamos asesorarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba