Valor de tu negocio

Criterios para determinar el valor de tu negocio

Si estás pensando en aceptar un inversor, conocer el valor de tu empresa es vital para la negociación.

Desde Nopal Consulting te aconsejamos que, antes de aceptar el dinero de un posible inversor, conozcas el valor de tu empresa. Esto es esencial para determinar el importe adecuado de la inversión y el porcentaje de participación del inversor en función de su financiación y de otros valores que pueda aportar a tu empresa.

Cómo determinar el valor de Tu empresa

La valoración de tu empresa puede venir determinada por una serie de factores, como el total de activos, el total de pasivos, los beneficios actuales y los beneficios previstos en función de la calidad de tu idea y tu potencial de mercado. Aunque no hay una forma correcta de determinar esta valoración, es una buena idea que se analice desde diferentes perspectivas, para que un inversor o socio potencial pueda ver que has hecho el análisis pertinente.

1. Valor contable de tu empresa (valor de los activos)

Toma el total de tus activos y réstale el total de tus pasivos. Este enfoque facilita el seguimiento de la valoración porque procede directamente de tu contabilidad/registro. Sin embargo, como funciona como una instantánea del valor actual, puede que no tenga en cuenta los ingresos o beneficios futuros.

2. Análisis del valor en efectivo

Si su empresa conoce bien el análisis del flujo de caja, ya está teniendo en cuenta sus ganancias actuales y futuras. Esta medida puede aplicarse durante un periodo de tiempo determinado. Si aún no tienes esta perspectiva, un contador público, un software de contabilidad en línea u otro tipo de planificador financiero puede ayudarte a prepararlo. Otra variación de esto puede ser un análisis de valor de efectivo descontado, que considera el valor del dinero de hoy bajo las condiciones económicas de mañana.

3. Multiplicador de ingresos

Una forma menos sofisticada, pero aún popular, de determinar rápidamente el valor potencial de una empresa es multiplicar las ventas o los ingresos actuales de una empresa por una «puntuación» múltiple. Por ejemplo, una empresa con 200.000 euros de ventas anuales y un múltiplo de 5 valdría 1 millón de euros. Cuanto más confiado esté un inversor en obtener un retorno de su inversión, más fácil será obtener un múltiplo más alto. El múltiplo utilizado puede variar mucho en función de diversos factores.

Factores a tener en cuenta para determinar el valor de la empresa

El panorama competitivo, los márgenes de beneficios, las macrotendencias, los riesgos, etc., son algunos de los criterios que también debemos tener en cuenta.

  • El potencial del mercado: ¿Existe un mercado para tu idea? Aprende a probar el mercado para tu idea de negocio. Si hay potencial, ¿cuánto dinero cree un inversor que podría ganar tu negocio a corto o largo plazo?
  • El tiempo: ¿Cuándo empezará a ganar dinero tu empresa o a qué velocidad crecerá? A los inversores les suele gustar un rendimiento rápido, pero algunos pueden ser lo suficientemente pacientes como para quedarse a largo plazo, con la esperanza de aprovechar todo el potencial de éxito de una empresa.
  • Equipo directivo: El valor que tú y/o su equipo aportan a la empresa y su capacidad para mejorar su potencial de crecimiento.
  • La idea y el inversor: Cuanto mejor sea la idea, normalmente determinada por el valor o el potencial de crecimiento que ofrece, más podría pagar un inversor. Diferentes personas pueden valorar tu idea de forma diferente, en función de sus opiniones y experiencia, así que no tomes la opinión de un detractor como la respuesta definitiva.
  • Activos intangibles: Algunas de las partes más valiosas de una empresa pueden no aparecer en ningún balance, como son las marcas comerciales, la reputación, el personal clave y el tamaño y la calidad de la base de clientes.
  • Motivo de la venta: Si la venta es forzada, cualquier método de valoración estará forzosamente descontado para favorecer una venta rápida.
  • Clima económico:  Está claro que un comprador puede ser más cauto a la hora de adquirir una empresa durante una recesión económica. Por otro lado, cuando los tiempos son buenos, más empresas tienden a querer crecer comprando otras empresas y la financiación para que lo hagan está más disponible. Al haber más compradores potenciales en el mercado, es más probable que obtengas un precio más alto cuando la economía esté en auge.

Puede ser un tópico, pero una empresa sólo vale lo que alguien está dispuesto a pagar por ella. Muchos propietarios de pequeñas empresas se encariñan con sus negocios y a menudo valoran sus empresas a niveles más altos de lo que dictarían las convenciones del sector.

Si estás considerando seriamente la posibilidad de vender tu empresa, conviene ser realista sobre su verdadero valor antes de ponerla a la venta.

Y, sobre todo, asegúrate de pedirle a tu contable que te ayude a llegar a una valoración realista, o que responda a cualquier pregunta que puedas tener al tratar con un posible comprador de tu empresa.

En Nopal Consulting somos expertos en orientar todos aquellos que tienen un negocio. No dudes en ponerte en contacto con nosotros y te daremos el mejor asesoramiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba